Entrevista a los dos
Laucha es una de las estrellas del líder del torneo. y su hermano juega en la Reserva aunque sea 15 meses mayor. Dos pibes muy compinches a los que, además, los une el fútbol, el amor por el Grana y la gran esperanza que envuelve a todo Lanús...




 

Rodri y el Laucha son como dos gotas de agua.
Rodri y el Laucha son como dos gotas de agua.


Laucha, me firmás?", se suele escuchar en los prácticas de Lanús. Muchas veces, esa petición puede encontrarse con una respuesta sorpresiva: "No soy Lautaro, soy el hermano". Y aunque ya sea algo de todos los días, "a veces rompe un poco, pero nos pasa desde chiquitos", comenta Rodrigo Acosta (21), el mayor, de un sorprendente parecido con el crack de la Primera de Lanús, apenas 15 meses menor.

"El domingo vimos los dos partidos, el de Boca y el de Independiente", exclama Lautaro. A su vez, ambos aseguran que hubo festejos luego de que Lanús alcanzara la punta. Pero medidos, porque al otro día los esperaba la práctica. "Este momento se disfruta el doble, como jugadores y como hinchas", subrayan. Los dos llegaron al club hace más de diez años, provenientes de Defensores de Glew, donde dieron sus primeros pasos futbolísticos, y vivieron desde adentro su progreso institucional desde fines de los 90. Ese pensamiento es el que les inculcaron en estos años en Lanús. Donde Rodrigo —también apodado Beto por el Flaco Archubi—, fue capitán del equipo que salió campeón en Sexta división con Diego Valeri, Matías Fritzler, Diego Lagos, Santiago Biglieri y Sebastián Leto, entre sus principales figuras. Y al igual que su hermano mayor, Lautaro también cosechó sus galardones, aunque nunca en Inferiores. "Mi único título es el del Mundial Sub 20 de este año. Otra experiencia muy importante fue cuando estuve de sparring de la Mayor en Alemania, donde pude estar con mis máximos referentes: Javier Saviola y Carlitos Tevez. Fue todo muy grosso", recalca el delantero.

Ah, como si fuera poco se llevó una camiseta de Lionel Messi y "en un sorteo también ligué la de Aimar y la de Palacio". Una suerte envidiable.

Los hermanos macana. No son los típicos pibes que hacen líos: ambos tienen un carácter muy apacible que contrasta con su actitud dentro de la cancha. Aun así, tienen anécdotas muy jugosas que los pintan como tipos nobles y carismáticos. "No sabés, fue terrible -empieza Rodrigo-. Estábamos una noche en un cumpleaños mirando la tele y justo pasaron unas imágenes de una playa. Uno de los chicos nos dice: ''Che, ¿y si vamos a Chascomús?''. Ninguno saltó como para negarse, pero lo peor es que sólo teníamos las bicicletas... Fuimos a mi casa, le dejamos una nota a mis viejos avisándoles que nos quedábamos en la casa del cumple, agarramos las bicis y salimos a las cuatro de la mañana pedaleando desde Glew. Nunca íbamos a llegar... Fuimos reinconscientes. Recién paramos a los 40 kilómetros, en Brandsen". Al toque, el Laucha aporta un dato que liquidó la historia: "Lo peor es que teníamos 17 y 18 años. Dos terribles boludones, ja. Volvimos al mediodía...".

Al verano siguiente sí pudieron llegar a la costa, otra vez a puro sacrificio. "Para irnos de vacaciones vendimos cohetes, fuegos artificiales. Unos amigos nos dijeron que era buen negocio. Empezamos comprando un par y luego los vendíamos frente al negocio de unos conocidos. Nos pasábamos dos semanas en San Bernardo", detalla Lautaro.

Todo gasolero lo de los Acosta. Es que cuando la plata escasea lo mejor es el ingenio: "En el tren nos recolábamos. Viajábamos con el Flaco Sebastián Leto, que actualmente está jugando en el Liverpool inglés, que era de Alejandro Korn, y nos sabíamos todos los horarios. A veces el guarda se daba cuenta de que no teníamos boletos y nos dejaba pasar; otras tantas nos bajaba delante de todos", describe Rodrigo. La sigue Laucha: "Nos quedábamos dormidos por el cansancio, seguíamos de largo hasta Constitución y nos despertábamos sin saber donde estábamos...".

Unidos por la pelota. Lautaro es menor pero ya juega en Primera, y Rodrigo lo hace en Reserva. Aun así, nunca compartieron equipo en Lanús, aunque sí desde muy pibes que la vienen rompiendo en las canchitas de su Glew natal. Allí, a su ciudad, adonde regresan todos los domingos que el fútbol les permite para no perderse la misa de las 19 en la iglesia del barrio, un rito que arrastran desde muy chicos...

Allí se los conoce muy bien. También en Lanús, claro. A tal punto que Rodrigo debió dejar de salir a bolichear por la zona, porque muchos se confundían, creyendo que era el Laucha el que se iba de joda...

Sí, en cambio, a Rodrigo le ofrecieron ser el técnico de una categoría de baby en un club de Glew y todavía no aceptó porque considera que está verde en el trato con los pibes. Igual que su hermano es fana del Grana y lo sigue a todos lados. Siempre lo hizo. Es más, en la gran campaña del 98, cuando tenía apenas 12 años, fue la mascota de los hinchas...

Ahora, claro, se desvive porque su hermano y los otros chicos sigan en la punta del Apertura y puedan dar la vuelta olímpica. Pero, como todos los demás en Lanús, explotan de ilusión, pero prefieren la mesura: "Lo veo muy bien al equipo... Pero todo está muy difícil".

Clasificacion primera division
 
Datos del Club
 
Existente desde el:
09/Julio/2008

Oficial desde el:
05/Octubre/2008

Msn del Club:
clubdefanshermanosacosta@hotmail.es

Tuenti del Club:
Clubdefanshermanosacosta Laucha Y Rodri

Fotolog:
www.fotolog.com/hermanos_acosta

Presidentas:
Mary, Sara, Marta y Marilo
 
Hoy habia 1 visitantes (4 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis